El ramo de Laura: claveles, suculentas y plantas del jardín

Todos conocemos al clavel, una de las flores que mejor se cultiva en nuestras tierras, pero ¿será que de verlos tantas veces no les apreciamos lo suficiente? Desde aquí proponemos redescubrir el clavel por su gran variedad de colores, su textura rizada, su fortaleza y duración… A nosotras nos gusta mucho usarlo en grupos acompañando a otras flores, o simplemente solos.
Y para muestra, el ramo de novia de Laura: un mar de claveles rosas y miniclaveles verdes. Y entre ellos dos plantas suculentasecheverías. Las incluimos en el ramo con sus raíces para que después pudieran ser fácilmente transplantadas y así disfrutarlas en una maceta o el jardín como recuerdo de su ramo de novia.
Laura nos contó que sus suegros tenían gran cantidad de flores y plantas, y la gran ilusión que les haría a todos que llevara alguna de ellas en su ramo. Así que en el momento en el que le entregamos el ramo, unas bonitas hojas de sedum del jardín de los padres del novio pasaron a formar parte del ramo de novia.

Un ramo de novia original, diferente y muy especial.

El ramo de Irene: me encanta el morado

Está claro que para gustos se hicieron los colores, y por eso cada uno tenemos nuestro color preferido, aquel que nos encanta poner por todas partes y nos sienta genial. A la hora de pensar en tu ramo de novia, puedes empezar por ahí: tu color favorito.

Eso fue lo que hizo Irene. Le gustan mucho los tonos morados y decidió que el día de su boda ese color no podía faltar, por lo que nos encargó un ramo de novia blanco y lila.


Como quería un bouquet romántico pensamos que las pequeñas rosas Akito junto con lisianthus y freesias moradas serían unas flores muy apropiadas para ella.
Ójala pudiera llegar a través de estas imágenes el olor de las freesias ¡era impresionante!


Un ramo de novia fresco para una boda de verano.

Un ramo de novia azul: la boda de S&C

Se dice que las novias tienen que llevar algo azul. Y Sandra eligió este color para sus zapatos y su ramo de novia. No lo hizo por cumplir la tradición, sino simplemente porque le gusta y se identifica con ese color.
¿Y porqué hortensias? Pues por algo tan bonito como es un recuerdo familiar, ya que su abuelo siempre tiene hortensias en la puerta de su casa en León.

Fotografía: Olga Zamorano

Fotografía: Olga Zamorano

Como Sandra quería un ramo de novia diferente, y las flores silvestres son sus preferidas, a las hortensias le añadimos trachellium, cardos azules, craspedias y frutos de anémona pulsatilla.
 Un ramo de novia original, lleno de texturas y campestre, rematado con arpillera y una tira de encaje antiguo.

Prendidos para el novio, padres y paje, coordinados con el ramo de novia.
Fotografía: Olga Zamorano
Fotografía: Olga Zamorano

Flores para el coche de novios
Carlos y Sandra se casaron en la Ermita de la Virgen del Puerto de Madrid. Es una iglesia pequeñita con un gran retablo dorado, por lo que para no sobrecargar la decoración preferimos no usar un gran número de flores en el templo. Un par de centros verticales a ambos lados y dos cestos con flores sobre el altar. Todo en los tonos blanco y púrpura del allium, crisantemo y antirrhinum.
Fotografía: Olga Zamorano

Parte de estas fotografías son obra de Olga Zamorano, una artista con su cámara.

agosto 2013

¡Llega el mes de agosto! El mes en el que muchos disfrutáis de vuestras vacaciones.

Para nuestro fondo de pantalla hemos elegido una imagen de unos cardos silvestres que crecen en el valle de Arbolande, en la montaña leonesa. ¡Esperamos que os guste!

¡Que paséis buenas vacaciones!